viernes, 18 de marzo de 2011

yo soy un cocktail..♥

Yo no tengo una personalidad; yo soy un cocktail, un conglomerado, una manifestación de personalidades..

En mí, la personalidad es una especie de forunculosis anímica en estado crónico de erupción; no pasa media hora sin que me nazca una nueva personalidad.
Desde que estoy conmigo misma, es tal la aglomeración de las que me rodean, que mi casa parece el consultorio de una quiromántica de moda.
Hay personalidades en todas partes: en el vestíbulo, en el corredor, en la cocina, hasta en el W.C.
..~
¡Imposible lograr un momento de tregua, de descanso! ¡Imposible saber cuál es la verdadera! Aunque me veo forzada a convivir en la promiscuidad más absoluta con todas ellas, no me convenzo de que me pertenezcan..
El hecho de que se hospeden en mi cuerpo es suficiente, sin embargo, para enfermarse de indignación. Ya que no puedo ignorar su existencia, quisiera obligarlas a que se oculten en los repliegues más profundos de mi cerebro. Pero son de una petulancia… de un de una falta de tacto
Hasta las personalidades más insignificantes se dan unos aires de trasatlántico. Todas, sin ninguna clase de excepción, se consideran con derecho a manifestar un desprecio olímpico por las otras, y naturalmente, hay peleas, conflictos de toda especie, discusiones que no terminan nunca. En vez de con temporizar, ya que tienen que vivir juntas, ¡pues no señor! cada una pretende imponer su voluntad, sin tomar en cuenta las opiniones y los gustos de las demás. Si alguna tiene una ocurrencia, que me hace reír a carcajadas y en el acto sale cualquier otra que me hace romper en llanto y nosé porqué.Ni bien aquella desea que me acueste con todos las hombres de la ciudad, otra se empeña en demostrarme las ventajas de la abstinencia, y mientras una abusa de la noche y no me deja dormir hasta la madrugada, la otra me despierta con el amanecer y exige que me levante junto con las gallinas.
Mi vida resulta así una preñez de posibilidades que no se realizan nunca, una explosión de fuerzas encontradas que se entrechocan y se destruyen mutuamente. El hecho de tomar la menor determinación me cuesta un tal cúmulo de dificultades; antes de cometer el acto más insignificante necesito poner tantas personalidades de acuerdo,y lo que pasa es que aveces prefiero renunciar a cualquier cosa y esperar que se extenúen discutiendo lo que han de hacer con mi persona, para tener, al menos, la satisfacción de mandarlas a todas juntas a la mierda..!

Y bueno sí!despues de que  me doy ese extremo lujo puedo tomar cualquier buena ó mala decisión ó lo que sea,en fin,tomar una decisión..para que despues vuelvan a gritar nuevamente esas voces tan ambiguas pero tan jugosas,y es que convivo con ellas,viven en mi cabeza,pagan su hospedaje,son acostumbrables a mí son parte de mí.Y es que aprendí a sobrevivir asi,soy yo con ellas..A fin de cuentas,está bueno darse esos permitidos pequeños en la vida,son menudencias,no me olvido igual de que sigo siendo yo,con mi locura y mis inquilinas habitantes personalidades,ingredientes de este excelentisimo licor cuya copa de cristal recipiente es mi típico excentrico ser..♥

3 comentarios:

  1. Jajaja!!!! Una hermosa mezcla, creo que a mas de una nos pasa lo mismo Mery.... Te quiero muchio amiga!!!!

    ResponderEliminar

Lo sabía, siempre lo supe. Hay personas que son irretenibles, entran en tu vida destinadas a salir de ella. Entran en tu vida, te llenan de momentos felices y se van. Podemos abrazarlas con todas nuestras fuerzas pero lo máximo que conseguiremos, tal vez.. es que se vayan un poco más despacio porque es imposible abrazarlas con suficiente fuerza.
♥~